Naturaleza en estado puro en el Yosemite National Park



Dependiendo en la época del año en que visites el Parque Nacional de Yosemite, te puede gustar o simplemente maravillar. Nosotros acertamos de lleno visitándolo en junio, cuando ya ha empezado el deshielo y pueden verse todas las cascadas a rebosar de agua.
En meses más secos como mediadios de julio y agosto es probable que ya no se vean las cascadas y aunque el paisaje es realmente una pasada, no es lo mismo.
Desde San Francisco tardamos unas 4h en llegar a la entrada al parque, donde se compra la entrada. 

Como este día ya no nos daba tiempo a hacer ninguna excursión, cogimos la Glacier Road para llegar al Glacier Point, un mirador desde el que ves la inmensidad del valle del Yosemite y el pico estrella, el Half DomeEsta carretera abre desde aproximadamente finales de mayo hasta octubre/noviembre pero según cuando quieras ir es mejor consultarlo ya que depende de las condiciones. En junio aún había un montón de nieve a los lados de la carretera! 
Calificar el paisaje de espectacular se queda corto, te llena de tal manera que quieres seguir y seguir mirándolo...
Glacier Point (Yosemite National Park)

Glacier Point (Yosemite National Park)

Yosemite National Park
Como se empezaba a hacer tarde, nos marchamos para llegar a nuestro hotel, el Yosemite Westgate Lodge ($150 por persona con desayuno). Fue el hotel más barato y cercano al parque que encontramos (queda a unos 30 min de la entrada). Dormir dentro del parque es una opción mucho más cara, además de que se tiene que reservar con meses de antelación. Este hotel está genial, habitaciones enormes con 2 camas tamaño king y un jacuzzi exterior. Al lado hay un único restaurante que parece sacado de una película americana y en el que la comida y la atención no pueden ser mejores! Puedes consultar el precio aquí.

Al día siguiente ya sabíamos la excursión que queríamos hacer: subir hasta la cumbre de la Vernal y Nevada Falls. De los mejores trekkings que he hecho hasta el momento!! 
Dejamos el coche en un párquing habilitado y allí cogimos uno de los autobuses internos que recorre el parque, que nos dejó en el inicio de la ruta. Para llegar a la base de la primera cascada, la Vernal Fall, se necesita alrededor de 1h. A partir de aquí se complica un poco el camino ya que vas ascendiendo por el lateral de la cascada, lo que implica que el suelo está mojado y sea un poco resbaladizo. Ir subiendo mientras te cae el agua de la cascada encima es genial!! Además de que se agradece con el calor que hace... Una vez arriba hay un mirador muy chulo, en el que puedes estar prácticamente en el nacimiento de la cascada. 
Vernal Fall (Yosemite National Park)
Vernal Fall (Yosemite National Park)

La mayoría de la gente se queda aquí, pero nosotros continuamos hasta la segunda cascada, la Nevada Fall, siguiendo el camino Mist Trail. Íbamos prácticamente solos por el camino. Este tramo es bastante más duro que el anterior y necesitas al menos 2h para llegar hasta la cumbre, en la cual hay un mirador que te deja boquiabierto (no apto para vertiginosos). Paramos aquí a comer y continuamos por el Muir Trail, desde el que se tienen unas vistas geniales a la Nevada Fall desde el otro lado. Este sendero se acaba juntando con el Mist Trail, por lo que la última parte es la misma por al que habíamos venido.
Nevada Fall (Yosemite National Park)

Nevada Fall (Yosemite National Park)

Nevada Fall (Yosemite National Park)



Trekking a las cascadas Vernal y Nevada

Nos fuimos del Yosemite con un sabor amargo por no poder dedicarle más tiempo. Si te gusta hacer trekkings, sin duda yo le dedicaría algún día más!


Icons made by Good Ware, Freepik and monkik from www.flaticon.com.